La maternidad puede ser muy solitaria, encuentra tu tribu.

Escrito en conjunto por Alexa y Michelle, las dos formamos parte del mismo círculo y queremos compartir la experiencia 🙂

¿Qué significa gestar en compañía?

Cuando una queda embarazada, pasan muchas cosas y hay hartos cambios, uno de ellos es que cambias tus temas de conversación radicalmente, quieres aprender, conocer, informarte, estás llena de dudas y quieres resolverlas lo antes posible, en mi caso, casi todas mis amigas NO estaban embarazadas y sus vidas seguían igual que siempre, ¡obvio! Entonces llega ese minuto en que renuncias por un tiempo a tu vida e intentas buscar compañía, mujeres con tus mismos temas y cuestionamientos.

Y es que la verdad es que no hay nada más aburrido que nosotras, las mamás primerizas. Estamos solo hablando del GRAN mundo de las bebés y la maternidad tooodo el tiempo, y es totalmente normal que haya gente que no es mamá, que no le interesa ser mamá y que sinceramente le da lo mismo si tu usas Huggies o Pampers, y las entiendo perfectamente.

Yo trato de evitar tocar ese tema pero cuando te juntas con otra mamá es inevitable hacerle mil preguntas preguntas, sobre todo si ella ya tiene algunos meses o incluso pocas semanas de experiencia

Así nace la idea de gestar (y también criar) en compañía de otras madres. Mujeres de las que no sé nada de sus vidas, sólo sé que tienen un bebé que tiene la misma edad que el mío y que en nuestro mundillo apestoso de mamá e hijos, ellas me entienden, me escuchan, me aconsejan y más que nada me contienen.

De eso se trata estar en círculo. Yo tuve la experiencia de estar en círculo de mujeres y fue maravilloso, hoy en día tenemos una red de 10 mamás que nos whatsapeamos todos los días con preguntas e inquietudes y son lo máximo ¡se los recomiendo!1549279_909161142460268_6197202276106945741_n

Cuando me invitaron al primer círculo de mujeres gestantes, no conocía a NADIE más que a Michelle, la prima de PapáPancho, tenemos 2 semanas de diferencias con los bebés, recuerdo que fueron pocas mamás y que luego algunas jamás volvieron, quién sabe qué pensaron….o solo no les gustó, pero al círculo siguiente fueron más y más y así se logró crear un nutritivo espacio donde nos juntábamos cada 15 días y donde al principio y al final de cada actividad parecíamos gallinas en un gallinero. Todas tenían preguntas, todas querían contar su historia, conocerse, crear lazos. Esa hambre de estar en un espacio donde puedes hablar de semanas y no de meses, donde muestras con orgullo tu panza, donde se comparten tips para combatir las estrías, para comprarse ropa, posiciones para dormir y hasta para tener sexo. Todo es compartido y unificado, sin ojos de crítica, más bien un lugar de escucha respetuosa.

Mujeres que gestaban un hijo de inseminación artificial, mujeres que no planeaban tener un hijo y que la vida las sorprendió, mujeres que llevaban años tratando de tener y al fin lo lograron, y la más linda de todas, la Chiki (no diré su nombre para resguardarla) pero ella fue una bendición en nuestro círculo, compartió (sin conocernos) la historia de su gestación, lamentablemente su bebé venía con un problema que no era compatible con la vida y ella junto a su marido fueron a compartir con nosotros su historia, fue el acto más lindo y valiente que pudo haber hecho y son una pareja que merece toda mi admiración y respeto.

Así que las invito a todas a juntarse en grupo no importa si son 3 o 10, créanme que les hará mucho bien tener ese espacio donde sabrán que sus dudas seran compartidas, incluso resueltas, donde nadie las juzgará por sus decisiones de crianza y serán su apoyo en todo momento de la maternidad.

Si tienes amigas embarazadas propónles juntarse cada 2 semanas, si no, busca, te aseguro que encontrarás muchas mujeres que están en búsqueda de ese espacio.

Nosotras nos seguimos reuniendo y con nuestros bebés 🙂 seguimos siempre en contacto y aprendiendo juntas.

IMG_9430

A %d blogueros les gusta esto: