¡Hola a todas! Mich por aquí, hoy quise escribirles algo distinto, no está directamente relacionado con el sexo y la pareja pero al menos a mi parecer, hay que darle una vuelta. Y porque sólo en un blog como Maternidarks me dejarían escribir algo así, me tomo la libertad de decirlo sin pelos en la lengua.

Asumo todo tipo de comentarios en mi contra, sé que los voy a generar, sólo espero que no sean TAN agresivos y que partamos este 2017 con amorsssss.

Ya con mi segundo embarazo en camino y con muuuucho menos tiempo para ir a círculos de mujeres, leer todo tipo de libros relacionados al parto natural, al apego, y las obras completas del pediatra Carlos Gonzalez, que en algún minuto me volvieron loca y encontraba que todo lo que estaba diciendo tenía pleno sentido, hoy tomo distancia y formo mi propia opinión.

Primero que nada, creo que nadie nos debería decir cómo criar a nuestros hijos. Partiendo de la base de que TODAS las personas somos distintas, por ende nuestros hijos también. Así que no hay manual ni gurú que pueda venir a darte la receta específica de nada. Tú gestaste 9 meses y pariste a tu hijo, nadie sabe más de tu hijo que tú.

Segundo, creo que sí sirve leer e informarse, saber algunas cosas básicas de lactancia y apego, pero creo que hay un instinto animal más fuerte que uno que te va guiando por el camino adecuado. Y si no es el adecuado, es el que tú pensaste en ese minuto que estaba bien. Pero todo en el papel parece ser más fácil que en la práctica. Por lo tanto, no sigas nada al pie de la letra, actúa bajo tus propios instintos y te lo aseguro que te va a funcionar.

Yo me leí al menos 10 libros en los 9 meses de embarazo, quería estar súper preparada y saberlo todo, como buena controladora que soy. Quería ser la mamá perfecta, que a mi hijo no le faltara nada. Y teniendo todo el conocimiento en mi cabeza no supe hacer muchas cosas, como por ejemplo hacer que se encaje en el canal del parto, o que duerma de corrido, o distinguir sus llantos, o qué hacer cuando ahora de “grande” (16 meses) hace pataletas, aunque Carlos Gonzalez y todos los defensores de sus planteamientos digan que los niños no la hacen, que en verdad lo que quieren lograr con su llanto es comunicarnos algo.

¿Saben qué es lo que quieren decir? “Hola mamá, me puedes poner atención solamente a mí y no conversar con nadie más ni siquiera un segundo de tu vida porque yo soy tu vida, tu mundo, tu oxígeno y tu TODO”. Así es, obvio que quieren decir algo, pero lo que quieren decir no tiene ningún sentido porque en el mundo vivimos más de siete mil millones de personas y es muy probable que yo necesite hablar o interactuar con alguien más que no seas tú, hijo querido. Deal with it.

O el llanto por la noche, poder tener la sutileza de distinguir cuando es sólo llorar porque se despertó y se sintió sólo de llorar porque le paso algo o llorar de hambre (pasa MUY pocas veces y las suegras y nuestras parejas creen que es el único motivo “este niño se despierta de hambre”) 

 Saben la frustración que siente una mamá cuando me dice en la consulta “no se distinguir sus llantos y debería saberlo”. No!! Nadie debería saberlo, eso se aprende con el tiempo y sobre la marcha pero es casi imposible lograrlo si tienes mil voces en la cabeza que te dicen distintas cosas y te confunden.

Si tuvieran la posibilidad de dejar llorar a su hijo en la noche (que se entienda que estoy hablando de niños mayores de 6 meses por lo menos) se van a dar cuenta que en 10 minutos se le pasó y sigue durmiendo. Y no se va a traumar ni van a generarle un daño para el resto de su vida. Creo que yo y probablemente muchas de las que me leen las dejaron llorar una o dos veces antes de que lograran pasar de largo y mírenos, estamos de lo más bien sin secuelas en nuestra vida emocional. Al menos yo lo puedo decir con autoría jajaja. Es muy distinto dejar llorar a tu hijo una o dos veces en tu vida que dejarlo llorar todos los días desde que nació.

El colecho es otro temazo hoy en día. Creo que la propuesta de Carlos González de colechar hasta que el niño tenga alrededor de 7 años es una utopía poco probable. Creo que todas las parejas que atiendo en la consulta llegan post hijos con graves problemas en reestablecer su vida íntima y amorosa de vuelta. Si eso se prolonga durante 7 años creo que sería un mundo de padres solteros. Respeto a todos quienes lo hacen y si están felizmente casados y colechan hace años, por favor escriban un libro!!

Bueno hay un sinfín de temas que podemos criticar pero con amor, de verdad que no estoy tratando de destruir teorías ni rebelarme contra esta nueva era de maternidad consciente. Al revés, creo que todo sirve, yo al menos lo leí todo, pero también sé que pone muchas expectativas en un trabajo que debe ser por lejos el más difícil del mundo. Ser mamás en verdad es sólo para valientes y sea de la forma que sea estoy segura que lo están haciendo lo mejor posible.

No sean críticas de ustedes mismas, no dejen que nadie las critique, mucho menos su pareja. Nada peor que el comentario que pareciera venir de la voz de la experiencia, de quien básicamente no está durante todo el día. Creen su propio libro de maternidad y no lo compartan con nadie, porque a nadie más le va a servir, somos todos distintos. Pueden compartir su experiencia pero jamás la receta, esa es única e irrepetible para cada uno de sus hijos.

Y por último, dense la libertad de hacer lo que quieran con sus hijos en pro de su salud y bienestar. Si eso significa dormir siesta todo el día al lado de él porque está enfermo, háganlo. Eso vale más que cocinar o lavar los platos. Si quieren no bañarlo en 3 días porque les duele la espalda, no lo bañen, no se va a morir. Si quieren irse a vivir fuera de la ciudad para darle una mejor calidad de vida, váyanse. Pero hagan lo que hagan, sean felices, porque su hijo va a estar bien en la medida que su mamá este bien.  

No olviden dejar sus comentarios, nos leemos próximamente,

Mich.

 

A %d blogueros les gusta esto: