¡Hola mundo! Son la 1:31 a.m. ¿a que otra hora del día podría haber escrito mi primer post? No mientras Vicente lloraba pidiéndome a gritos que lo alimentara, o esos 5 minutos que tuve para TRAGARME un plato de comida, mucho menos en la mañana que tuvimos cita con el...

leer más