Hombres: ¿En serio sólo necesitan un par de senos y un culo lo suficientemente grande para calentarse y tener una erección? ¿Es Broma que es así de fácil?

¡Tantas semanas sin escribirles y tantas cosas que contarles! Últimamente he estado más inspirada que nunca, ya que he asistido a seminarios, comprado nuevos libros, atendido nuevas parejas, realizado círculos, y porque no decirlo: estoy adicta al programa del Rumpy “el chacotero sentimental” y la verdad es que me sorprendo cada día más con las historias.

Y como soy una #mamidark, por eso escribo para este blog con el cual me siento plenamente identificada, me gusta decir las cosas como son. Lo diré sin rodeos y quizás con más malas palabras de las permitidos, pero necesito saber algo:

Hombres: ¿En serio sólo necesitan un par de senos y un culo lo suficientemente grande para calentarse y tener una erección? ¿Es Broma que es así de fácil?

giphy-1

Ahora entiendo la frase de bronce de todos ustedes “Mi mujer no es tan caliente como yo”. Quiero decirles a todas las mujeres que las han convencido de que no son lo suficientemente sexuales como sus hombres esperan, que eso NO ES ASÍ. La calentura, por decirlo en buen chileno, no tiene que ver con cuán rápido uno se excite.

La calentura o excitabilidad es la condición que debe presentar un estímulo para alcanzar el potencial de acción, o sea es lo que cada una de nosotras necesita para comenzar la lubricación y con ella la desconexión de todo el mundo real (baby, casa, supermercado, doctor, trabajo, cuentas, etc etc etc).

Creo que si a cualquiera le ponen a Brad Pitt, David Beckham o Ryan Sheckler (no me critique, ya que sobre gustos no hay nada escrito) el umbral de excitabilidad podría ser 0,1 segundos y el potencial de acción 100%.

tumblr_mtjbslqrNX1rmpgq8o1_500

Seríamos una tropa de bellas rinocerontes, animal que alcanza un acto sexual de ¡90 minutos! SO-ÑA-DO, pero realmente imposible.

Todas tenemos un potencial de acción mayor al que creemos, pero son nuestros hombres (el  estímulo) quien debe sacarlo a relucir. Piénsenlo como si fuéramos una planta, si la riegan y la ponen a la luz, la planta va a crecer y sacar sus frutos. Así de fácil.

No todas tenemos el par de pechugas de Pamela Anderson ni el culo de Beyonce, pero tampoco nuestros hombres tienen el six pack de Alexis Sanchez, así que hagan lo que puedan con lo que tienen. Pero NUNCA se sientan menos sexuales por lo que tengan.

Amen cada parte de su cuerpo y siéntanse tan divas como las actrices porno, porque la realidad es que sus hombres las eligieron tal cual son y las amaron así. Cada rollito, cada cicatriz del parto, cada estría es tan sensual como medio kilo de silicona. Porque son mujeres gestadoras, creadoras de vida y madres lactantes.

Identifiquen sus momentos eróticos y comuníquenselos a sus parejas. Porque nadie tiene una bola de cristal para adivinar en qué andan. Como digo siempre, pidan sexo, pero no sólo la penetración, sino que los cariños, los besos apasionados, los masajes, y todo lo que ustedes necesiten para llegar al acto sexual, porque la verdad es que se lo merecen.

giphy-3

Y hombres, por favor aterricen en el mundo real, no todo es una película porno.  A veces el sexo romántico es más gratificante y excitante que una orgía con puras modelos 90-60-90.

Todo es cosa de disposición y energías, y mientras más conectados estén con la maternidad de sus mujeres, más podrán llegar al potencial de acción en el acto sexual.

Nos leemos a la próxima,

Mich.